Templo Parroquial Virgen de la Candelaria

HomePatrimoniosTemplo Parroquial Virgen de la Candelaria

En el año 1.642, el obispo Bernardino Cárdenas comisiona al Presbítero Pedro Mendoza a construir la iglesia en la nueva población, que fue fundada por el gobernador Hinostroza, según el historiador. En esa época de la fundación de Capiatá contaba con 5.305 habitantes. Actualmente la población asciende a 183.000 habitantes.

En 1.688 el obispo dice que construyó una capilla en el campo de Capiatá, a la cual designó Viceparroquia. Hacia 1.740 hubo un proyecto: la iglesia, juntos con los de Piribebuy y Carapeguá, convertirse en parroquias, lo que no se concretó por oposición de las autoridades eclesiásticas de la Catedral de Asunción.

En 1.790 Azara encontró al pueblo muy disminuido, dicen que su figura se reduce como a 16 ranchos alrededor de una iglesia, formando como una plaza muy suave que vierte al sur en el arroyito de su nombre.

El arroyo Tayuasapé marca el límite entre San Lorenzo, al oeste, y Mboi’y con Itauguá al este.

Aunque la iglesia se mantiene en la actualidad, sobre todo en su interior con el carácter original, el agregado de la fachada y la renovación de los horcones del corredor, reemplazados por columnas de mamposterías, variaron su concepción.

Una de las pérdidas más sensibles es lo que se destaca en su inventario de 1.841, donde, al describir a la iglesia menciona un coro seguido en todas las tres naves, con su escala, pasamanos con balaustres torneados y el balcón al lado, afuera, con los mismos balaustres.

Es decir que se perdió el balcón externo, que en excepcional emplazamiento de la iglesia de Capiatá, debió tener un papel relevante, también fue demolida la torre de madera.

Se menciona también, que en el altar mayor, se encontraban imágenes de ángeles con la cabeza enchapada en oro, cosa que no podemos afirmar ni desmentir por que no tenemos prueba que acredita dicha versión.

El mayor Facundo Bareiro, veterano de la guerra fue un ciudadano honesto, intendente municipal por muchos años.

El predio para el local de los veteranos de la Guerra del Chaco, fue donado por la Municipalidad mediante la generosa colaboración del mayor Facundo Bareiro. Intendente Municipal en aquel entonces y con la ayuda de varias instituciones y la ciudadanía en general se construyó un hermoso local que cuenta con todas las comodidades necesarias para la buena atención de todos los veteranos capiateños y otras ciudades.

Compartidos
Compartidos